Monark – Análisis – Review

¿Serás capaz de vencer a la locura?

Si soléis estar pendientes del mundo de los videojuegos, seguramente en estos últimos meses hayáis notado una explosión brutal en cuanto a nuevos lanzamientos se refiere, siendo el mes de febrero uno de los más importantes por la llegada del esperadísimo Elden Ring o Horizon Forbidden West, entre muchos otros.

Justo el día de lanzamiento de Elden Ring, el 25 de febrero, también sale a la venta en occidente un juego que está pasando muy desapercibido a todos los niveles. Se trata de Monark, un JRPG por parte de Lancarse y FuRyu que llega de la mano de NIS America y en el que han participado antiguos miembros del equipo de desarrollo de la saga Shin Megami Tensei. Entre ellos se encuentran personalidades de renombre como el compositor Tsukasa Masuko, los guionistas Kazunari Suzuki y Ryotaro Ito, e incluso el mismísimo Aya Nishitani, autor de las novelas Digital Devil Story que resultaron la fuente de inspiración en la que se basan los juegos de la saga Megaten.

Ante esta revelación, seguramente no os sorprenderá que os diga que si disfrutáis con los juegos de Persona y/o Shin Megami Tensei, encontraréis muchos motivos para disfrutar Monark, ya que, de hecho, hay bastantes elementos que recuerdan mucho a esas dos sagas. ¿Estás preparado para aprender a controlar tu Ego?

Si quieres prosperar, un pacto deberás firmar

Podemos llamar a nuestro protagonista como queramos

La historia nos pone en la piel de un estudiante japonés de la academia Shin Mikado, que ha perdido la memoria. Cuando este silencioso protagonista despierta, encuentra su instituto afectado de una misteriosa neblina que vuelve locos a todos los estudiantes que en ella se adentran. No hay forma alguna de escapar de esta maldición, ya que todas las instalaciones de la academia han quedado además aisladas por una barrera mística infranqueable, que no permite ni entrar ni salir.

Al inicio de la aventura, el protagonista obtendrá poderes gracias a un pacto que lleva a cabo con un demonio llamado Vanitas. Este poderoso conejo de peluche podrá a nuestra disposición todo lo necesario para poder adentrarnos en el Otro Mundo (“Otherworld”), una dimensión alternativa en la que se desarrollan los combates y que guarda relación con los hechos que están ocurriendo en el mundo real.

Vanitas es todo un poeta

Nuestro objetivo será llegar al fondo de este entramado para desenmascarar a los verdaderos culpables, recuperar la libertad y los recuerdos que ha perdido el protagonista. Para ello, como en todo RPG clásico, tendremos que aliarnos con distintos personajes que comparten el mismo fin. Se trata de un planteamiento que, aunque no es revolucionario, resulta más que suficiente para captar la atención del jugador.

El juego tiene una barrera inicial de acceso muy marcada que puede plantear cierto escollo para algunos jugadores, provocando que se sientan abrumados. La historia, aunque interesante, se nos presenta de una forma densa y poco accesible al comienzo. Indagando en los menús, encontraremos una tonelada de información que no siempre es aparente, pero que resulta de importancia crítica para poder avanzar en el juego. Muchos conceptos se utilizan desde el primer momento dándose por sabidos. Por poner un ejemplo, llevaba unas cinco horas de juego y todavía no sabía qué era un Monark, aunque lo había tenido delante todo ese tiempo, porque el juego lo citó sin explicarlo y no fue hasta que me aventuré en el extenso apartado de archivos que lo pude comprender.

Más despacio, cerebrito

Este mismo problema nos lo encontraremos también para comprender las batallas. Los tutoriales son muy escasos y nos sueltan todo del tirón muy al inicio de la aventura, aunque vayamos a tardar varias horas en usar algunas opciones concretas, por lo que seguramente se nos haya olvidado llegado el momento preciso de emplearlas.

Poco a poco, a base de ensayo-error, seremos capaces de descubrir todo lo que el juego tiene para ofrecer, que no es poco, y hará las delicias de los fanáticos del género.

Persona 4 nos enseñó que la niebla siempre es mal presagio

Uno de los aspectos más novedosos en el que Monark sorprende muy gratamente es en cómo se estructura, con decisiones nada comunes en un JRPG. Si sois la clase de jugador a la que agobia la enorme cantidad de batallas que suelen requerir estos títulos para subir de nivel y avanzar en la historia, os alegrará saber que en Monark apenas hay batallas que sean obligatorias. La decisión de cuándo pelear depende de nosotros en casi todas las ocasiones.

¡Qué estoy mu locoooo!

En cada planta de los edificios que componen la academia tendremos que resolver un misterio, investigando las clases, hablando con los estudiantes, recogiendo objetos y realizando distintos puzles. En estos pisos no hay batallas aleatorias ni enemigos a los que batir, a excepción del enfrentamiento final que encontraremos al resolver el misterio de esa planta. La presión vendrá dada por parte de la niebla, que hará que nuestros personajes vayan perdiendo la cordura cuanto más tiempo pasemos en ella, hasta morir si el medidor de locura llega al 100%. También podemos recibir llamadas de la muerte (“Death Calls”) en nuestro móvil que nos enfrentará a un rival de nivel extremadamente elevado si nos atrevemos a responder. Si nos negamos a descolgar, esa llamada atraerá al resto de estudiantes de nuestro alrededor que estén al borde de la locura y nos atacarán, arriesgándonos a perder la vida. La única manera segura de evitar este destino es realizar una batalla opcional que nos brinda Vanitas, y así podremos explorar la niebla con más seguridad.

Hay que revisar cada recoveco de las estancias de la academia para resolver los puzles

Sorprendentemente, el juego es capaz de mantener un estado de tensión muy logrado, valiéndose de golpes convenientemente escogidos, una niebla espesa que dificulta la visión, la tensión inherente al medidor de locura que sube constantemente y del hecho de que cualquier momento puedes recibir una llamada mortal y tener a todos tus compañeros locos tirados encima para matarte. Os avisamos de que Monark no tiene ningún inconveniente en mostrar escenas sangrientas, asesinatos, suicidios y material sensible en general. Es algo que debéis tener en cuenta si os afecta la temática de terror, sobre todo porque no es común la manera en la que son mostrados y puede llevar al sobresalto del jugador, que no espera esa resolución de los hechos. Sin embargo, es precisamente ahí donde el juego brilla y se desmarca de otros títulos. Su apartado técnico no es especialmente destacable, pero tiene un factor único que lo hace especial y que te mantiene en vilo, queriendo explorar nuevas zonas de la academia y conocer a nuevos personajes.

Quedamos para estudiar juntos para los exámenes. Sale mal.

Justamente los personajes que acompañan a nuestro protagonista me han parecido por norma general bastante planos, aunque empiezan a ganar puntos a medida que progresa la historia. Por el contrario, hay algunos enemigos muy memorables, sobre todo al inicio del juego, ya que contrastan con nuestros compañeros un poco más simplones. Hay que tener en cuenta que el protagonista sigue la decisión popular en los JRPGS de no hablar ni tener una personalidad marcada, lo que acentúa esa sensación de personaje simple. En algunas ocasiones podremos escoger distintas respuestas en las conversaciones, pero carecen de impacto real normalmente.

La hermana perdida de Futaba Sakura y Nagi

Mucho ojo con dónde pisas

Monark se trata de un RPG estratégico, con batallas por turnos en las que influye el posicionamiento en el escenario. En nuestro turno podremos movernos de forma libre en un área concreta y realizar una acción: curarnos, esperar, atacar, etc. Los ataques cuentan con área de impacto, por lo que la posición en el tablero es un aspecto fundamental. La locura también está presente en la batalla y tendremos que mantenerla a raya, porque muchos ataques también influirán en que vayamos cayendo cada vez más en la obsesión.

La posición determina si el alcance de nuestro ataque afectará al enemigo

El componente estratégico está bien logrado. Hemos de liderar a nuestras tropas, con opción de enlazarnos a compañeros y enemigos para compartir características, y podremos alcanzar el estado del despertar (“Awakened“), que permite realizar un potente ataque especial, distinto según el personaje. Es muy divertido experimentar con las opciones, porque si además somos capaces de combinar el estado de despertar y la locura al máximo, alcanzaremos la iluminación, “Enlightened”, el estado más poderoso desde el que podremos ejecutar ataques devastadores.  

Ataque especial del protagonista

Otro aspecto distintivo de Monark es que las batallas no nos otorgarán puntos de experiencia, sino espíritu, que emplearemos en un árbol para el aprendizaje de habilidades con el que también aumentaremos el nivel de nuestro personaje. Las opciones de personalización son muy elevadas.

Además de compañeros humanos, también contaremos con unos demonios específicos, “Fiends”, que se unirán a nuestra causa. Los Fiends tienen su propio equipamiento, habilidades y un aspecto que podemos personalizar, como la mirada, la voz, el pelo, etc. La opción de compañeros demoníacos recuerda bastante a Shin Megami Tensei y deja entrever las raíces del título.

Los Fiends pueden llegar a ser todo lo rocambolescos que queramos

Muchos conceptos de Monark giran en torno a los 7 pecados capitales. Gracias a los test de personalidad de los que dispone el juego, podremos ir ganando puntos en cada atributo de los pecados que conforman el Ego de nuestro personaje. Estos cuestionarios son muy curiosos y siempre sorprenden con el resultado, por lo que nos animan a hablar con todos los NPCs por si nos lanzan estas preguntas.    

Los test de personalidad son muy interesantes

La belleza está en las cosas sencillas

A nivel técnico, el juego cumple, pero sin grandes alardes. En algunas ocasiones veremos sombras en los personajes muy mal ejecutadas, con unos píxeles más que evidentes. Las texturas son también bastante simples, con pocos detalles. Otro aspecto que os llamará la atención es que los escenarios pueden resultar algo repetitivos, porque tendremos que explorar muchas clases y pasillos clónicos en la academia.

Hay escenarios excesivamente simples en ocasiones

Por otra parte, si en algo Monark destaca de forma deslumbrante es en la música y en su arte. Monark es uno de los pocos juegos en los que soy absolutamente incapaz de saltar el opening cuando inicio una partida. Es un espectáculo que merece ser visto y escuchado siempre que haya ocasión. En los enfrentamientos contra los jefes sonarán distintos temas vocales, uno distinto para cada batalla importante. Es cierto que la música durante los escenarios de la academia puede ser algo repetitiva, pero logra mantener la tensión de forma magistral y casa a la perfección con el ánimo del título.

No nos hacemos responsables de las ganas de jugar a Monark que os entren tras visualizar su opening

En cuanto al arte, cada personaje cuenta con su propio set de sprites con diferentes expresiones faciales cuando conversamos con ellos. Estos diseños son absolutamente magistrales y demuestran el esfuerzo invertido en este aspecto.  

¿Sabes lo que significa “querulous”? Yo tampoco

Por desgracia, Monark nos llega únicamente con textos en inglés, por lo que no se encuentra traducido al castellano. En inglés se ha hecho un trabajo excepcional de adaptación del japonés, reflejado en personajes como Vanitas, que habla siempre mediante rimas. Por desgracia, esta filigrana dificulta la compresión del mensaje para las personas no nativas, y es que hemos notado que el nivel de inglés del juego es considerablemente alto.

A no ser que vuestros conocimientos de inglés sean muy elevados, lo más probable es que tengáis que recurrir a algún traductor/diccionario en momentos puntuales. Como además Monark exige interpretar pistas y resolver acertijos, es casi obligatorio tener conocimientos amplios del idioma de Shakespeare, aspecto que puede echar para atrás a muchas personas que pudieran verse interesadas en el juego inicialmente.

La parte buena es que descubriremos expresiones en inglés que valen su peso en oro

Por último, el juego tiene una progresión lineal inicialmente, pero, como buen apadrinado de Shin Megami Tensei, llegará un momento en el que nos permitirá escoger distintas rutas en la historia, con sus correspondientes finales. Completar una de las ramas puede tomarnos alrededor de 40 horas, que pueden llegar incluso a doblarse en el caso de querer completar todas las posibles ramificaciones. ¡Hay diversión para rato con Monark!

Conclusión

Monark es un JRPG lo suficientemente único como para que merezca la pena darle una oportunidad. No deja de sorprender en ningún momento y, aunque a nivel técnico no es nada del otro mundo, su música, arte y la temática de terror psicológico os mantendrán con ganas de seguir la aventura hasta su desenlace final.

Qué malos son los lunes…

Monark se lanza en formato físico y digital el 25 de febrero para las plataformas: PlayStation 5, PlayStation 4, Nintendo Switch y Steam.

En formato físico hay una Edición Deluxe para PS5, PS4 y Nintendo Switch que incluye un código de descarga digital para la banda sonora del juego, además de un libreto de tapa blanda que destaca el trasfondo de los personajes y el arte principal.

También hay una Edición Coleccionista para PS5, PS4 y Nintendo Switch exclusiva de la tienda de NIS America que incluye un libro de arte de tapa dura, un póster de tela, selección de temas la banda sonora en CD y cinco stands acrílicos de los personajes.

Hemos analizado Monark en su versión para PlayStation 5 gracias a un código proporcionado por NIS America.

Monark

8.4

GRÁFICOS

8.0/10

DURACIÓN

8.5/10

SONIDO

9.0/10

JUGABILIDAD

8.0/10

Pros

  • La ambientación y la tensión que transmite
  • La música y el arte, apartados sobresalientes
  • Poder decidir cuándo queremos combatir y cuándo no
  • La progresión tan original mediante la investigación de la academia

Cons

  • Justito a nivel técnico
  • Falta de traducción al castellano. Nivel de inglés sorprendentemente alto.
  • Cuesta hacerse con las mecánicas por la falta de tutoriales dinámicos
ArabicChinese (Simplified)DutchEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad