Sakura Wars – Análisis – Review

El anime hecho videojuego

Si crecisteis en los años 90 seguro que recordaréis las series de animación que se emitían en aquella época, sobre todo en las cadenas autonómicas, y que marcaron la infancia para muchos de nosotros. Las historias románticas, la música que acompañaba cada escena, los llamativos colores que hacían que no pudiéramos despegar la mirada de la pantalla, etc. Todas esas sensaciones quedan perfectamente condensadas en forma de videojuego en Sakura Wars. De hecho, el juego está dividido en 8 capítulos como si de una serie anime se tratara, con sus respectivos tráilers y openings, lo que contribuye a dejarnos con unas ganas tremendas de saber lo que pasará en el siguiente capítulo.

Principales protagonistas de Sakura Wars

En Sakura Wars se ha reunido un amplio elenco de importantes personalidades del sector que aporta su granito de arena para hacer de este título una experiencia que destaca por su arte, música y puesta en escena.

En el diseño de personajes, podemos encontrar aportaciones a cargo de Tite Kubo, Yukiko Horiguchi, BUNBUN, Fumikane Shimada, Ken Sugimori y Shigenori Soejima, entre otros, para crear una producción espectacular. Por ejemplo, Soejima, director artístico de la saga Persona, ha diseñado a la mentora de Sakura Amamiya, Hakushu, la cual podría aparecer en Persona 5 sin desentonar lo más mínimo. Este aspecto es algo que hace grande a Sakura Wars: un abanico de diseños diferentes que forman parte del mismo mundo.

Hakushu Murasame, personaje diseñado por Shigenori Soejima

Un poco de (conocida y desconocida) historia y mecánicas

Sakura Wars es una de las principales franquicias de SEGA en Japón, allí conocida como サクラ大戦 (Sakura Taisen). Hizo su debut en el año 1996 en la Sega Saturn con un juego novedoso que combinaba el SRPG (Strategy Role Playing Game) con la novela visual, logrando convertirse en una franquicia de éxito. El Sakura Wars que nos llega ahora se trata de un soft reboot que pretende marcar un nuevo comienzo para la saga y atraer a nuevo público, sobre todo ahora que su impacto en el mercado occidental es mayor. La base del combate ha pasado a ser ahora ARPG (Action RPG), lo que supone un movimiento arriesgado que puede no gustar a todo el mundo, especialmente a los fans que se iniciaron con los primeros juegos que poseían un estilo de combate diferente.

Pantalla de división entre capítulos

Definir Sakura Wars para un jugador que no lo conozca resulta un poco complicado: mezcla ideas que seguramente pocos imaginarían que encajarían pero que, curiosamente, funcionan verdaderamente bien. El juego sigue conservando su división en dos partes claramente diferenciadas. La mayoría del tiempo lo pasaremos intimando con los personajes que forman parte de nuestro equipo, y también tendremos que mantener buena relación con nuestros rivales, aspecto bastante sorprendente y poco visto en otros videojuegos. Bastante menos tiempo del que habíamos imaginado inicialmente nos tocará ponernos a los mandos de unos mechas impulsados mediante vapor (denominados “mugen”), los cuales podemos pilotar gracias a la energía espiritual de los personajes. En total, los combates ocuparán únicamente unas 5 horas de las aproximadamente 25 que dura la aventura al completo. Por lo tanto, la base del juego es la “simulación de citas”, teniendo que esforzarnos para que todas las chicas de nuestro equipo estén felices, confíen en nosotros y… también conseguir un acercamiento romántico si la cosa se tercia 😉 Una forma rápida de entender el funcionamiento de Sakura Wars sería decir que se trata de una “novela visual con mechas”.

En la historia de este nuevo Sakura Wars, nos pondremos en la piel de Seijuro Kamiyama, un capitán de Compañías de Combate algo novato que suple su falta de experiencia con un carisma desbordante. Se le asigna la enorme responsabilidad de dirigir la División Flor de la Compañía de Combate de Tokio, encargada de defender la ciudad de las amenazas demoníacas que la asolan. El problema es que esta División se encuentra prácticamente en la ruina, así que, como Capitán, además de subir la moral del equipo, tendremos que encargarnos de ayudar a organizar obras de teatro que permitan demostrar las habilidades dramáticas de las chicas y recaudar fondos para mantener el Teatro Imperial, sede de operaciones de esta histórica Compañía de Combate.

Kamiyama con el atuendo del Fantasma de la Ópera (DLC)

Para empezar, es necesario dar visibilidad a la División Flor y vender entradas de teatro: ¡Hace falta un experto en marketing! Y ese no es otro que… ¿¿Kamiyama?? Al menos así lo considera nuestra jefa Sumire. Este asunto financiero desembocará en una de las mecánicas que más nos han gustado de este Sakura Wars, gracias al adorable Cacahuete. Cacahuete es el elefante mascota del Teatro Imperial y un imán para las miradas del público. Kamiyama se enfundará el traje del paquidermo por todos los rincones de Tokio para promocionar las obras de la División Flor. Es muy divertido porque ninguno de los viandantes sabe que Kamiyama está dentro y eso le lleva a pasarlas canutas muchas veces. ¡Por cierto! Cacahuete está diseñado por Ken Sugimori, director artístico de la franquicia Pokémon. Dan ganas de decir, “¡Cacahuete, te elijo a ti!”, ¿a qué sí?.

BRUUUUUUUUUUUU!!!!!

El juego ha sido concebido como un soft reboot, que renueva principalmente las mecánicas, ya que la historia hace mención a eventos pasados que han tenido gran influencia en la situación actual de la ciudad de Tokio y, muy especialmente, en algunos personajes importantes para la trama, como nuestra jefa Sumire, que nos relatará poco a poco sus motivaciones personales, y Sakura Amamiya, cuya heroína no es otra que Sakura Shinguji, protagonista de juegos anteriores de la saga.

Uno de los aspectos más destacables del sistema de juego es el sistema LIPS (Live & Interactive Picture System), propio de la saga, que nos permite interactuar con los personajes en tiempo real y es responsable de las situaciones más absurdas y desternillantes que podáis imaginar. El factor de que el tiempo no se detenga cuando un personaje le hace una pregunta a Kamiyama y dispongamos de apenas unos pocos segundos para responder es tan endiablado como divertido. Incluso aunque penséis que habéis elegido la respuesta correcta, siempre puede haber espacio para la sorpresa, ¡no os extrañéis si Seijuro acaba recibiendo una buena torta (la mayor parte de las veces merecida) por parte de su interlocutora! En ese sentido, nuestras elecciones en los diálogos harán que podamos intimar más o menos con las chicas y lograr una relación sentimental. El sistema LIPS aporta una variedad increíble de mecánicas a la hora de responder, pudiendo ser simplemente la elección (o no) de una respuesta, hasta tener que seleccionar con un medidor la euforia con la que Kamiyama se expresará al responder. Este sistema también pondrá a nuestro servicio una variedad amplia de mecánicas en aquellos momentos en los que podamos intimar con una chica, pudiendo interactuar con ella de diferentes maneras (tocarle las mejillas, hacerle “pat pat”, etc.) ¡Es el momento de sacar todo el encanto de Kamiyama a relucir!

Sistema LIPS

Al final de cada capítulo llegaremos al ansiado momento que hemos bautizado como “la escalera”, la interfaz que muestra nuestro progreso en las relaciones con el resto de los personajes en cada intermedio de los capítulos. Cuanta más confianza tengamos con un personaje, más bajará en la escalera, acercándose al Capitán Kamiyama. Resulta muy entretenido ver los progresos al final de cada capítulo y ver cómo tus queridas “waifus” se acercan cada vez más… o no avanzan porque fuiste demasiado pillín al entrar en el baño cuando estaban desnudas…

La escalera posiciona a los personajes según su relación con Kamiyama

La historia de Sakura Wars nos mantendrá enganchados al mando para saber qué pasa a continuación. ¡Aviso! No todo son risas, también habrá momentos que os encojan el corazón, con varios giros de guión interesantes que hacen pensar “si yo me estaba riendo hace 5 minutos, ¿qué ha pasado aquí?”.

Los personajes cumplen muy bien su papel en general, aunque quizás algunos fans de la saga puedan llegar a sentirse un poco decepcionados por notar que estos carecen de la profundidad que solían tener en anteriores entregas. Aun así, si te adentras por primera vez en Sakura Wars, es muy probable que no repares tanto en esos detalles.

¡Es momento de pilotar tu mugen! ¿Estás preparado?

Los enfrentamientos con los mechas se intercalan en la novela visual cuando la historia así lo requiere, basados en combates de acción en tiempo real en el que cada personaje pilota a un mugen. El sistema de combate es bastante simple, basado en combinaciones sencillas de botones, y que nos permitirán alternar entre los personajes que se encuentren activos en ese momento, por lo que no existe libertad total de escoger a nuestra compañera. Cada personaje cuenta con una barra de vida y también un medidor que nos dará la posibilidad de utilizar ataques especiales e incluso ataques combinados, lo que aporta un poco más de variedad a las batallas. En este modo atravesaremos varios momentos importantes para la trama y también es posible que algunos personajes contacten con nosotros directamente para hacer pequeñas misiones secundarias opcionales que nos ayudarán a subir la moral del mismo y quizás lograr que baje un peldaño en la famosa escalera. Además, existe la opción de rejugar las misiones, por lo que siempre tendremos la posibilidad de optar a una nota global mejor en cada etapa.

El principal problema es que estos combates adolecen de falta de variedad, ya que los tipos de enemigos son bastante limitados, repetitivos y de IA cuestionable, y siempre consisten en avanzar del punto A hacia el punto B con batallas intermedias y un jefe al finalizar la etapa, sin variaciones en la estructura. El reto que plantean es de baja dificultad por lo general y se echa en falta haberle sacado más jugo a este sistema.

Los combates toman especial importancia gracias al Mundial de Compañías de Combate, un enfrentamiento para demostrar qué Compañía es la mejor de todas. Llevar a la División Flor a lo más alto implica ser capaces de lograr una digna actuación en el Mundial, de manera que tendremos que enfrentarnos a compañías rivales de otros países y derrotarlas para así proclamarnos como la mejor Compañía de Combate de todos los tiempos. Estos combates se llevan a cabo en equipos de tres contra tres y se basan en derrotar al mayor número de enemigos en un tiempo específico, similar a las misiones de avance de historia, pero dentro de un un estadio de extensión más limitada.

Sin lugar a dudas, la parte de novela visual es la que nos ha resultado más divertida, ya que las batallas, aunque permiten romper con la rutina de citas, puede dar algo de pereza por basarse en combates bastante simples y de avance lineal.

Un pequeño espectáculo visual y sonoro

Gráficamente, el juego es precioso, colorido e incluso las pantallas de transición entre localizaciones son visualmente agradables, con una silueta de Kamiyama y sus características katanas paseando entre otros ciudadanos. La ambientación del juego es de estética steampunk, con un Tokio sacado de la década de los cuarenta que da gusto verlo. Las vestimentas de todos los personajes van acordes con la temática y está muy conseguida en ese sentido. La base de operaciones de la División Flor, el Teatro Imperial, es un ejemplo perfecto del esfuerzo que se ha puesto en los diseños, mostrando su esplendor cada vez que sale en pantalla.

Un aspecto que nos encanta es que las escenas animadas son muy frecuentes y su calidad espectacular. Los avances y resúmenes en los intermedios de los capítulos dan la sensación de estar viendo una serie de anime interactiva y casan a la perfección con la ambientación del juego. También hay artes que ilustran eventos específicos y que surgen en el momento más inesperado, alegrándonos la vista.

En cuanto a la banda sonora, Sakura Wars tiene cantidad y calidad. Cuenta con bastantes canciones interpretadas por los mismos actores que prestan su voz a los personajes del juego, como el opening, lo que nos recuerda el hecho de que la División Flor también está formada por actores de teatro, lo que da un toque muy especial y muy creíble desde el punto de vista de la trama. Muchas músicas las tararearéis durante bastante tiempo al acabar la partida, con ese regustillo, de nuevo, de anime de los 90 que tanto nos gusta.

¡Por primera vez en español!

Siguiendo con la estela de SEGA de apostar por la traducción de sus grandes obras, Sakura Wars nos llega con subtítulos en español, inglés, alemán, francés e italiano. Hemos de decir que la localización al castellano nos ha encantado, al igual que ocurrió con Persona 5 Royal: cada personaje tiene una forma de hablar diferente según su personalidad y las expresiones que nos regalan en ocasiones son oro puro. Todos los malentendidos que surgen a lo largo del juego están genialmente adaptados. Kamiyama y su pasión por los “muslámenes” de Claris nos ha hecho reír a carcajadas durante días.

La traducción es canelita en rama

Esta traducción cuenta con modismos propios de España, por lo que si sois jugadores de Latinoamérica quizás estéis algo menos familiarizados con la forma de hablar de los personajes.

El audio del juego, sin embargo, solamente lo encontraremos en japonés, por lo que no se ha optado por doblar el juego a un segundo idioma. Sería muy interesante que para una próxima entrega existiera la opción de poder escoger entre audio japonés e inglés al menos.  

¿Rejugable? ¡Por supuesto!

Sakura Wars es altamente rejugable ya que cada decisión que escojamos en los diálogos, descarta muchas otras opciones, lo que desemboca en infinidad de conversaciones y relaciones diferentes con los personajes. Además, Kamiyama puede ir completando una colección de cromos de la saga que hará las delicias de los coleccionistas. En ellos se muestran personajes y escenas no solo de este nuevo Sakura Wars, sino también de juegos anteriores de la saga. Es una manera muy buena de poder conocer mejor los orígenes del presente juego a base de coleccionables. Los cromos se pueden comprar en la tienda de Komachi y también se pueden encontrar desperdigados por los escenarios. Es divertido completar la colección, pero hay ciertos cromos que solo están disponibles en un momento determinado. Si os lo saltáis, siempre la podréis terminar en una segunda partida (o tercera, cuarta, …).

Uno de los cromos coleccionables de Sakura Wars

Para que no todo sea ligar o destruir enemigos con nuestro mugen, Sakura Wars incluye además el minijuego Koi Koi Wars, basado en las famosas cartas Hanafuda japonesas, que se puede jugar desde el intercomunicador de Kamiyama y también desde el menú principal. Tiene un tutorial extenso para comprender bien el sistema de juego y nos podemos enfrentar a prácticamente todos los personajes que aparecen en el juego, ¡incluso a los enemigos!

Una partida de Koi Koi Wars con Hatsuho

Conclusión

Sakura Wars es un juego encantador, una experiencia visual y auditiva al nivel de lo que SEGA nos tiene (muy bien) acostumbrados y que se esfuerza en que el jugador disfrute constantemente, con un buen equilibro entre momentos dramáticos y situaciones desternillantes. Pincha en las batallas, pero al ser poco tiempo con respecto a las horas totales de juego, hay que tomarlo como un elemento que lo diferencia de una simple novela visual y que podría ser mejorado en futuras entregas.

Como apunte final, os recomendamos adentraros en el juego con la mente abierta, ya que es un producto muy japonés y por tanto puede estar sujeto a cánones típicos en el anime que en occidente nos resultan chocantes. El carisma de los personajes llega al corazón del jugador y provoca que este quiera seguir avanzando en la historia para saber si Kamiyama acaba convirtiéndose en el auténtico Capitán de la División Flor. Como diría Hakushu, “¡Deja que la luz de la tortilla guíe tu camino!”.

Sakura Wars está a la venta desde el 28/04/2020 en exclusiva para PS4.

Este juego se ha analizado gracias a una clave cedida por Koch Media España.

Sakura Wars

7.8

Gráficos

9.0/10

Duración

7.0/10

Sonido

8.0/10

Jugabilidad

7.0/10

Pros

  • La maravillosa puesta en escena
  • Las situaciones absurdas que nos arrancan una sonrisa
  • La sensación constante de estar jugando un anime interactivo
  • La calidad de su música y sus pegadizos temas
  • La fantástica traducción al castellano

Cons

  • Combates de mecánicas muy simples
  • Enemigos repetitivos y de IA mejorable
  • Que no te gusten las típicas situaciones incómodas amorosas de los animes
  • Limitación en la elección de compañera en los combates
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad