Judgment – PS5 – Análisis – Review

En busca de la verdad, ahora también en la nueva generación

En la Tokyo Game Show del año 2018 se anunció Project Judge, título que llegaría a las tiendas unos meses más tarde bajo el nombre de Judge Eyes en Japón y un año más tarde con el nombre de Judgment en Europa, y con traducción en el caso de España. El título se presentaba como un thriller de acción en el que nos pondríamos en la piel de un detective en busca de la verdad sobre una serie de asesinatos que estaban ocurriendo en el Japón actual.

Dos años más tarde, volvemos a tener la oportunidad de disfrutar de este título, pero ahora lo podemos hacer en consolas de nueva generación. ¿Logrará este nuevo lanzamiento superar la experiencia original o se quedará atrás a pesar de sus esfuerzos?

Un lugar conocido para una historia nueva

Judgment se desarrolla en un lugar con el que muchas personas estarán familiarizadas: Kamurocho, el (ficticio) barrio rojo de Tokio que se encuentra en el corazón de Shinjuku, con locales de ocio nocturno donde la yakuza campa a sus anchas. Y si esto os ha hecho preguntaros algo, la respuesta es : este título es un spin-off de la aclamada saga Yakuza, que recibió su más reciente entrega el pasado mes de noviembre con Yakuza Like a Dragon y no se molesta en esconderlo en ningún momento. Pero, aún así, no se limita a copiar la fórmula establecida para asegurar el tiro, sino que se atreve a hacer cambios en mecánicas y otros aspectos para dotarlo de personalidad propia. Judgment, a pesar de resultar familiar desde el primer momento, se siente como algo nuevo.

Kamurocho sigue siendo un lugar peligroso

La historia de Judgment nos pone en la piel de Takayuki Yagami, un abogado caído en desgracia que decide montar su propia agencia de detectives. Un día, recibirá un caso que le pondrá a prueba, en el que varios miembros de la yakuza han aparecido muertos, y todos lo han hecho con una particularidad: no tenían ojos cuando se encontraron los cadáveres. Un asesino en serie anda suelto y el tiempo apremia antes de que se cobre otra víctima. ¿Podrá Yagami llevar al asesino ante la justicia para redimirse?

Manteniendo la esencia de la saga Yakuza a su manera

Si sois habituales en la saga Yakuza, sabréis que esta se caracteriza por su dualidad: tan pronto estamos en un punto tenso de la historia donde todo ha pegado un vuelco inesperado como pueden pasar los minutos y vernos corriendo contra niños de 12 años con nuestro Golem Tiger por la victoria en los circuitos de Pocket Racers. Y esto es una de las cosas que hacen a la saga tan especial, una de sus señas de identidad. Esto, aunque en menor medida, se sigue manteniendo en Judgment. Seguiremos teniendo las míticas máquinas recreativas, donde esta vez podremos disfrutar de títulos como el OutRun de 1986, la primera entrega de Fighting Vipers, o el, hasta ahora inédito en occidente, Motor Raid, entre otras muchas opciones. Pero, por ejemplo, no tendremos el icónico minijuego del karaoke. Tampoco tendremos las alocadas historias secundarias típicas de la saga: en su lugar tendremos casos secundarios donde, si bien hay algunos que siguen la tónica de lo visto hasta la fecha, toman un tono más serio. En líneas generales, Judgment es un juego que se toma más en serio en todos sus aspectos, algo esperable debido a la ambientación del mismo.

Las máquinas de Motor Raid y Space Harrier, dos de los minijuegos disponibles en Judgment

En cuanto a jugabilidad, volvemos a encontrarnos con la misma situación, donde Judgment hereda muchas de las mecánicas de la saga Yakuza, pero también les da un toque diferenciador para hacerlas suyas. Hablamos de los estilos de combate, en plural, pues Yagami dispondrá de dos estilos bien diferenciados, algo que no pasaba en la saga desde Yakuza Kiwami, siendo estos el estilo del tigre, un estilo perfecto para enfrentarse a enemigos poderosos debido a la potencia de sus ataques, y el estilo de la grulla, ideal para lidiar con grupos numerosos de enemigos gracias a la versatilidad que nos ofrece.

Los movimientos EX vuelven a hacer acto de presencia en Judgment. Tener una bicicleta en Kamurocho es, sin duda, un deporte de riesgo

Además se añaden a la fórmula cosas totalmente nuevas, y es que, como buen detective, Yagami hará gala de habilidades como el cambio de trajes para no llamar la atención, el uso de ganzúas para abrir puertas bloqueadas, o la búsqueda de pruebas en primera persona en diferentes escenarios, y a veces hasta con la ayuda de un dron, que puede cambiar el rumbo de la investigación.

Exprimiendo al máximo el Dragon Engine

Si Judgment tenía un punto débil en su lanzamiento original, este era sin duda el rendimiento. El juego hacía lo posible por mantener los 30 frames por segundo, pero había ocasiones en las que, simplemente, era imposible (te estoy mirando a ti, jefe secreto). Esto se ve solucionado ahora, dónde el juego aprovecha el rendimiento que ofrece la nueva generación para darnos una experiencia a 4K de resolución y 60 frames por segundo constantes, lo cual mejora enormemente la experiencia de juego. Además, cuenta con tiempos de carga casi inexistentes, lo que hace que las transiciones de cinemáticas a gameplay sean fluidas en todo momento, y con mejoras en texturas y un nuevo modelo de iluminación con el que Kamurocho está más vivo que nunca.


Muchas luces, pero algunas sombras

Pero, por desgracia, no es oro todo lo que reluce, y es que hay varias cosas que me han decepcionado. La primera es el uso anecdótico del DualSense en la versión de PS5, a la cual hemos tenido acceso. Con una tecnología tan avanzada, y de la que muchos juegos han sabido sacar un enorme partido, cabría esperar una implementación que ayudara a la inmersión del jugador. Pero esto no es así, quedando relegado su uso a una vibración algo más fuerte que la de la versión de la generación pasada, pero sin pasar a mayores. Tampoco hay resistencia en los gatillos, lo cual para algunas escenas o minijuegos (como por ejemplo en Kamuro of the Dead, esa suerte de House of the Dead que toma elementos prestados de Yakuza: Dead Souls) habría sido un buen añadido. Una gran oportunidad desperdiciada por parte de Ryu Ga Gotoku Studio en este aspecto.

La máquina de Kamuro of the Dead, ubicada en el Club Sega de la plaza del Teatro

El segundo punto negativo es el hecho de que no existe actualización gratuita ni a precio reducido para los usuarios que ya tuvieran Judgment en PS4, algo que, si bien ya resulta algo negativo de por si, se agrava con el hecho de que el juego utiliza el mismo ejecutable para las versiones de PS4 y PS5, por lo que el no ofrecer esta opción a los usuarios es más inexplicable todavía. Tampoco tendremos la oportunidad de pasar nuestra partida guardada de PS4 a PS5, viéndonos obligados a empezar la aventura de Yagami desde el principio. Todo esto hará que algunos poseedores del título en PS4 piensen si les merece la pena volver a pasar por caja.

Conclusión

En definitiva, Judgment es un thriller apasionante con una jugabilidad muy cuidada, que hará las delicias de los jugadores durante las más de 26 horas de duración de su historia principal. Esta nueva versión es, sin duda, la mejor disponible, y si no has jugado anteriormente al título, es más que recomendable. Sin embargo, si ya lo disfrutaste en PS4, las mejoras son escasas y es difícil justificar la compra salvo que seas gran fan de la saga Yakuza y de los juegos de RGG Studio. Si quieres disfrutar de Judgment, podrás hacerlo en PS5, Xbox Series X|S y Stadia por un precio de 39’95€

Gracias a SEGA Europe por proporcionarnos una clave de PS5 para el análisis del juego.

Judgment - PS5

9.3

GRÁFICOS

9.5/10

DURACIÓN

9.0/10

SONIDO

9.0/10

JUGABILIDAD

9.5/10

Pros

  • El Dragon Engine brilla en la nueva generación.
  • Tiempos de carga prácticamente inexistentes.
  • 60 frames por segundo de forma estable.
  • Una historia que hará disfrutar a los fans de la saga Yakuza y de los thrillers.

Cons

  • No hay actualización gratuita ni descuento para los usuarios de PS4 que poseyeran el juego.
  • Sin posibilidad de pasar tu partida de PS4 a la versión de PS5.
  • Uso del DualSense anecdótico, y, en cierto modo, algo decepcionante.
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad